Condromalacia rotuliana: tratamiento

Facebook0Twitter0Google+0

El tratamiento del dolor patelofemoral suele comenzar con medidas simples. Descanse la rodilla tanto como sea posible. Evite las actividades que aumentan el dolor, como subir escaleras.

Medicamentos

Si es necesario, tome analgésicos, como el paracetamol (Tylenol, otros) o antiinflamatorios no esteroideos para el dolor, como la aspirina o el ibuprofeno (Advil, Motrin, otros).

Terapia

Un fisioterapeuta puede recomendar:

  • Ejercicios de rehabilitación. Los ejercicios específicos pueden fortalecer los músculos que sostienen las rodillas y la alineación del miembro de control, tales como los cuádriceps, los isquiotibiales y los músculos alrededor de sus caderas (especialmente los abductores de la cadera).
  • Aparatos de apoyo. Refuerzos en las rodillas o los soportes para el arco pueden ayudar a proteger la articulación y mejorar la alineación de la rótula.
  • Taping. Su terapeuta físico puede enseñarle a la cinta de la rodilla para reducir el dolor y mejorar su capacidad para hacer ejercicio.
  • Hielo. Aplicar hielo sobre su rodilla después del ejercicio puede ser especialmente útil.
  • Deportes beneficiosos para la rodilla. Durante su recuperación, es posible que desee restringir sus actividades a algunas más beneficiosas para su rodilla – deportes como el ciclismo y la natación.

Cirugía i otros

Si estas medidas no son efectivas, en casos raros, la cirugía puede ser una opción.

  • Artroscopia. Durante este procedimiento, el médico inserta un artroscopio – un dispositivo de lápiz delgado equipado con una lente de la cámara y la luz – en la rodilla a través de una pequeña incisión. Los instrumentos quirúrgicos se hacen pasar a través del artroscopio para eliminar los fragmentos de cartílago dañado.
  • Realineación. En los casos más graves, un cirujano puede necesitar operar en la rodilla para realinear el ángulo de la rótula o aliviar la presión sobre el cartílago.
Facebook0Twitter0Google+0

¿No encuentras lo que buscas? Búscalo aquí